Desertificación

La desertificación es la desaparición de la cubierta vegetal que mantiene la capa fértil del suelo. La degradación del terreno empeora con el agua y el viento; que arrastra la capa superficial del suelo fértil dejando a su paso tierras que dejan de ser productivas, y que como consecuencia convierte estas tierras en desiertos.


La desertificación no es algo que ocurre de la noche a la mañana, sino que ocurre poco a poco, causada por la destrucción de la vegetación por parte del humano. Esto abre la puerta para la erosión del terreno. La desertificación también origina la perdida de materia orgánica del suelo. Cuando la vegetación no se recupera, aumenta la cantidad de sal en el terreno y se compacta; volviendo el suelo inservible.



Entre los causantes principales de la desertificación se encuentra, de la sobre explotación y uso inadecuado del terreno. La tala de árboles por su valor maderero; el sobrepastoreo o excesiva carga ganadera, que impide la regeneración de las plantas; porque los animales se comen la vegetación mucho más rápido de lo que puede desarrollarse, y la agricultura intensa que va dejando la tierra sin nutrientes haciéndola vulnerable a los efectos climáticos.



La ONU calcula que unos 250 millones de personas sufren directamente los efectos de la desertificación, y otros 1.000 millones viven en zonas amenazadas por ella, esto en alrededor de 110 países, en África. La desertificación está relacionada a la falta de alimentos, debido a la baja productividad del terreno; empeorando las condiciones de vida de las personas que terminan migrando del área en que viven por la falta de alimento, fomentando la pobreza.


La desertificación también tiene un gran impacto ambiental. Anualmente, y a nivel mundial, se producen 33,143 millones de toneladas de dióxido de carbono, que como sabemos es uno de los principales gases que se acumulan en la atmosfera aportando el efecto de invernadero, la actividad del uso de suelos representa casi el 25% de las emisiones globales. La restauración de los suelos degradados podría contribuir a la absorción y almacenamiento de hasta 3,000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.


La desertificación se puede trabajar rehabilitando los terrenos. Aún personas como tú y yo, que no somos agricultores, y no tenemos el conocimiento de cómo realmente hacerlo, tenemos en nuestras manos la oportunidad de tomar acción. La clave en esto esta en la PREVENCIÓN no en simplemente reaccionar cuando ya el problema este aquí. ¿Como puedes aportar para evitar la desertificación? Aquí te doy algunas opciones.


· Practica consumo con consciencia. Todos somos beneficiarios del suelo; y como beneficiarios tenemos también una responsabilidad con el mismo. Creando cambios en hábitos de consumo, que, en conjunto con una planificación más eficiente del uso de la tierra y de prácticas más sostenibles, podríamos disponer de terreno suficiente para satisfacer la demanda.

· Es importante recalcar la importancia de los árboles; evidentemente nos proveen nada más y nada menos que oxigeno; pero también ayuda a controlar la erosión de los terrenos. Por esto pido que evites promover la deforestación desmedida. Esto lo logramos a través del consumo con conciencia y asegurándonos que eso que estamos consumiendo se obtiene de una forma ética.

· Como mencioné arriba desertificación deja las tierras sin nutrientes, por lo que no es posible cultivar en ellas; y esto va de la mano con la falta de alimentos. Por esto tienes la opción de apoyar proyectos que protejan las tierras agrícolas; y proyectos de agricultores con prácticas sostenibles.

· ¡ALZA TU VOZ! Denuncia cualquier acción que incluya contaminación de tierra y agua.


· La desertificación va agarrada de la mano de sequias. No esperes a que te digan hay sequía, para cerrar la llave y que te de “perse” barrer con la manguera. Haz parte de tu estilo de vida el ahorro y uso consciente del agua. Puedes leer mas en la entrada El agua es Vida.



Como siempre te digo, tu cambio no tiene que ser perfecto, pero si tiene que ser constante y con consciencia. Te invito a hacer pequeños cambios en tu estilo de vida, para vivir en armonía con el planeta; agradeciéndole todo lo que te da. Habla con tus amistades sobre los cambios que estás haciendo, invítalos a que se unan al cambio, y sobre todo, no olvide que como beneficiarios del suelo, tenemos también el compromiso de cuidarlo.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • w-facebook
  • White Instagram Icon

© 2019 by Paper in Bloom.  Proudly created with Wix.com